"La corriente de comercio electrónico es flexible, siempre buscando nuevas formas de trabajo; encuentro que siempre sé más al final del día que cuando me desperté esa mañana."

Un headhunter se puso en contacto conmigo para que me uniera a Kramp; en realidad no estaba buscando un nuevo trabajo. Al principio, el headhunter no me dijo quién era la compañía, sólo que había un trabajo muy interesante en una compañía internacional de comercio electrónico B2B creando un nuevo equipo de comercio electrónico. Me hablaron de oficinas en toda Europa, que la empresa era líder en su mercado, y que yo sería la primera content marketeer, ayudando a dar forma a una nueva tienda virtual como parte de un equipo joven y con visión de futuro. Por supuesto, estaba intrigada. ¡Lo vendieron muy bien!


Nunca había oído hablar de Kramp, y si me hubieras dicho hace cinco años que trabajaría para un especialista en agricultura en Varsseveld, ¡no te habría creído! Vivo en Arnhem, crecí en Utrecht y me licencié en comunicaciones allí, y mi primer trabajo fue en Ámsterdam, así que un trabajo en el este del país se sentía casi como un mundo diferente. Pero Varsseveld está a 30 minutos en coche de Arnhem, sin tráfico.


Y la primera vez que visité Kramp, me enamoré de la compañía. Hablé con la recepcionista y esa bienvenida me encantó. Incluso mi entrevista de trabajo no parecía una entrevista de trabajo, sólo se sentía como una agradable charla. Hablamos de conversión, contenido, comercio electrónico... compartieron sus pensamientos y se interesaron en escuchar mis puntos de vista, así como mi experiencia.


Realmente no sabía qué esperar en mi primer día. Estábamos trabajando en un scrum de desarrollo, que comenzó con un stand-up grupal, con gente hablando de lo que estaban haciendo. Fue realmente genial. La mayoría de la gente tenía una edad similar, con experiencias similares. Durante el resto del día me reuní con muchas otras personas, otros miembros del equipo, y todos eran abiertos, amigables, dispuesto a ofrecer más ayuda... Ese primer sentimiento positivo fue un buen indicador del ambiente de trabajo. Tenemos muchos equipos diferentes, pero todos sabemos que nos necesitamos unos a otros para dar a los clientes la mejor experiencia, por lo que hay un verdadero esfuerzo de comunicación. Cada equipo tiene su propia manera de trabajar, por supuesto. Nuestro equipo está en la corriente de innovaciones digitales, trabajando en sprints de dos semanas. Ahora estoy a cargo de mi propio trabajo y planeo mis propios sprints, supervisados por mi gerente.


Hay mucha libertad aquí en la forma en que planeamos nuestro trabajo. Por supuesto, hay una estrategia para guiarnos, y tenemos aportaciones incluso de la junta directiva para algunos temas, pero realmente tenemos que tomar la iniciativa. Cuando empecé, no teníamos un tono de voz y no teníamos un sistema de gestión de contenidos. Demostré cómo nos beneficiaríamos de estas cosas, y una vez que el departamento de informática me dijo el tipo técnico preferido de CMS, fui capaz de ampliar el alcance, preseleccionar y proponer la mejor solución. Desde entonces, he entrenado a colegas y, junto con mi colega Leonie (online marketeer), introduje el Centro de Conocimiento Kramp.


Y no se trabaja sólo para un país. Kramp es una compañía internacional con diferentes culturas. Un aspecto secundario agradable de trabajar en Kramp es que aprendes mucho de otros colegas de otros países.


No sólo aprendes de otros colegas. He tenido mucha formación, he asistido a conferencias, y pronto tendré una formación más profunda en un tema que realmente me interesa: la conversión. Tienes una verdadera oportunidad de crecer, aquí. Y quién sabe, ¡quizás mi función también cambie pronto!