"Kramp tiene un verdadero ambiente familiar, y disfruto de la colaboración entre un equipo internacional"

Unirme a Kramp, una empresa del sector agrícola, fue un gran cambio para mí, ya que había pasado 15 años trabajando en la industria de la moda. Un amigo había visto en Facebook que Kramp estaba reclutando para alguien con mis conocimientos de comercio electrónico, y me envió un mensaje para contármelo.


Mi entrevista con Kramp fue realmente agradable, cómoda y amistosa; una verdadera discusión sobre los desafíos en la construcción de la tienda web y sobre la alineación de la dirección digital con el resto de Kramp.


Había estado involucrada en el desarrollo del sitio web y el comercio electrónico durante unos diez años antes de unirme a Kramp; experiencia que incluía la construcción de una plataforma de comercio electrónico desde cero en un entorno B2C. El enfoque en el B2B aquí era un nuevo desafío. Kramp Rusia también había empezado a trabajar online recientemente, así que además de los desafíos técnicos de volverse digital, necesitábamos ajustar la mentalidad.


Eso fue realmente lo que me convenció para hacer el cambio a Kramp. La compañía acababa de empezar su viaje de comercio electrónico, y yo tenía la oportunidad - como lo había hecho en una empresa anterior - de ayudar a hacer que esa transformación ocurriera con éxito, ¡esta vez en una compañía con historia!


Un par de meses después de unirme, visité Varsseveld y quedé realmente impresionada. Un ambiente tan encantador, muy amistoso, una verdadera actitud familiar. En el primer período de desarrollo de la tienda web en particular, trabajamos muy de cerca con el equipo global para hacer todas las integraciones de sistemas, lo cual me gustó. Mi primer año en Kramp fue ciertamente desafiante, incluyendo la integración de STEP y un enorme proyecto de motor de precios, para el cual Rusia fue un país piloto. Estos proyectos requirieron mucha colaboración internacional. A medida que empezamos a ver los resultados de nuestro trabajo, se hizo más y más gratificante, y comenzaron otros grandes proyectos, como la migración de nuestros datos desde los servidores de Varsseveld a aquí en Rusia, la recuperación de nuestro dominio .ru después de mucha investigación y discusiones, la migración de la antigua plataforma ERP 1C a la nueva y el lanzamiento de una nueva cesta y caja para la tienda web rusa.


También estaba agradecida de que me ofrecieran el entrenamiento en Six Sigma de Kramp, porque me permitió ver los procesos desde otro ángulo. También se me dio la oportunidad de visitar Varsseveld en varias ocasiones para completar cada módulo y conocer a gente de todo tipo de orígenes y de toda la compañía.


Me gusta el hecho de que Kramp es dinámico y tiene una idea de dónde quiere estar y cómo llegar allí. Hay estrategias adecuadas para cada país y departamento; me gusta entender cuál es la visión y cuáles son nuestros objetivos. También aprecio trabajar en un equipo internacional, compartiendo información y aprendiendo unos de otros. Creo que Kramp es un excelente lugar para trabajar, una excelente empresa; mi hija, que tiene 14 años, está estudiando programación en Python en este momento - ¡le he dicho que tal vez cuando sea una programadora suficientemente buena podrá encontrar trabajo en Kramp!